Superviaducto: MOPC no pagó un guaraní demás y los cambios tienen respaldo legal y técnico

03-08-2017

El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), esta mañana, a través de sus más altas autoridades, ratificó que los cambios realizados en la estructura del Superviaducto tienen respaldo y sustento legal y técnico, y que las modificaciones introducidas eran relevantes por motivos de índole estructural, para una buena ejecución de los trabajos y para una mayor eficiencia de funcionamiento de la obra.

En el transcurso de una conferencia de prensa, el ministro Ramón Jiménez Gaona y los funcionarios denunciados por lesión de confianza y asociación criminal en la construcción del Superviaducto, informaron de todo lo actuado en la investigación fiscal.

Jiménez Gaona señaló su confianza en que la Justicia también dará la razón al MOPC, tal como ocurrió en la denuncia contra la licitación del Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi.

En la oportunidad se proyectó un material audiovisual que muestra de manera didáctica que los cambios introducidos fueron para mejorar, su impacto en la calidad y el costo de la obra, y que la empresa Corsán Corviam absorbió costos por encima del precio del contrato. (El material puede ser visto en la fanpage del ministeriowww.facebook.com/mopcparaguay)

En la conferencia de prensa también se dio a conocer un informe de auditoría elaborado por la consultora internacional Deloitte, que señala que la contratista, conforme al contrato, presentó una serie de modificaciones al proyecto licitado, cuyo diseño fue elaborado por la consultora Tecnodinámica SRL. Estas modificaciones eran relevantes por motivos de índole estructural, de buena ejecución de los trabajos y mayor eficiencia de funcionamiento de la intersección proyectada.

Era potestad del contratista adjudicado la revisión del proyecto y el ajuste del mismo, dado que estaba expresamente establecido en el pliego de bases y condiciones.

Las modificaciones fueron analizadas por la empresa fiscalizadora de la obra, Caser, y por los profesionales técnicos del MOPC.

Asimismo, en cuanto al supuesto beneficio patrimonial que pudiera haber obtenido la empresa Corsán Corviam como consecuencia de los cambios introducidos, en la auditoría se señala que los cambios efectuados por el contratista en aras de mejor el proyecto ejecutivo incrementó los costos en la suma de Gs. 822.300.875, monto que fue asumido por la empresa contratista, considerando que la modalidad del contrato fue a Suma Alzada. Es decir, que el incremento del costo no fue asumido por el MOPC.

El MOPC solo abonó al contratista por los certificados debidamente aprobados, por las obras efectivamente realizadas y terminadas. En ningún momento se pagó por algo que no se realizó.

Además, en caso de incumplimiento del contratista o defectos en la obra, a la fecha se encuentran vigentes la Garantía de Fiel Cumplimiento y el Fondo de Reparos, los cuales podrán ser ejecutados según corresponda, por lo que desde ningún punto de vista podría considerarse que ha existido un perjuicio patrimonial para la institución o el Estado.

El Superviaducto tuvo un costo inicial estimado de Gs. 135.000 millones y se adjudicó por Gs. 124.000 millones. La adjudicación representó un 9% menos que el precio estimado. Es la primera obra que no tuvo sobrecosto para el Estado y se terminó en plazo. Es más, las modificaciones realizadas al diseño antes de su construcción _como permitía el contrato_ demandaron un mayor costo que fue imputado a las ganancias de la empresa constructora. El Estado no pagó un guaraní más de lo presupuestado.

Es una obra de calidad que desde su habilitación mejora la calidad de vida de más de 200.000 personas por día.

« Ir al listado de Noticias