MOPC inició plan piloto para la adherencia de prestadores de servicios de agua y saneamiento

Publicado: 11/11/21 06:03:p. m.

El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), a través de la Dirección de Agua Potable y Saneamiento (DAPSAN), lleva adelante la segunda fase del programa para la mejora de la gestión de los servicios de agua potable y saneamiento en ciudades de América Latina. En ese contexto, se dio inicio a un plan piloto de 4 meses, que consiste en un diagnóstico las empresas de servicios de agua y saneamiento en la ciudad de San Estanislao (Santani) que permitirá incorporar nuevos prestadores.

Se trata de una cooperación técnica entre el Banco de Desarrollo de América Latina – CAF y la DAPSAN, que, según los casos de estudio seleccionados, pretende establecer la línea de base y las metas económicas, institucionales y ambientales, así como también las barreras relevantes que podrían presentarse para la incorporación de prestadores del servicio de agua potable.

Esta fase comprenderá entrevistas a varios actores involucrados en el sector, tanto autoridades como personal técnico clave y actores sociales que permitan estudiar y estimar los costos transaccionales durante el proceso. Con la información obtenida, la firma consultora elaborará un diagnóstico situacional de cada prestador, dentro del cual deben constar el análisis de los aspectos político, legal, técnico, financiero, comercial, social (mapa de actores), tecnológico y cultural que involucran al prestador. 

Finalmente, se efectuará una evaluación de los ingresos y egresos históricos del prestador estableciendo sus tendencias bajo las condiciones coyunturales vigentes. 

Debido a que la adherencia de prestadores no debe ser una decisión basada en una tendencia regional o nacional, los objetivos y metas definidos durante esta fase de diagnóstico resultan de alta importancia para el éxito del proceso. La firma consultora además estimará los costos en cuanto a la racionalización, la reasignación de personal de los operadores a fusionarse, entre otros; y, establecerá un mecanismo para definir el alcance en cuanto a territorios y procesos.

A partir de esto, se realizará la modelación de escenarios identificados dentro del plan de acción y se desarrollará un estudio de riesgos, tanto cuantitativos como cualitativos que enfrentaría el proceso, identificando aquellas variables de mayor sensibilidad sobre los objetivos de enfoque, teniendo en cuenta el marco normativo, las medidas sugeridas a las autoridades nacionales, los incentivos financieros que sean identificados y los actores responsables.