Youtube  Instagram  

Con la llegada del agua potable en el Chaco los niños ya no van a enfermar.

Publicado: 08/30/18 12:31:p. m.

El agua obtenida en el Chaco no siempre es apta para el consumo humano. Como consecuencia, niños y ancianos, en particular, sufren de frecuentes cuadros de diarrea y vómitos, entre otras afecciones. Con la llegada de agua potable a la región esta situación cambiará para siempre.

Son 87 las comunidades indígenas de Boquerón y Presidente Hayes que accederán, por primera vez, a este servicio básico de la mano del Programa de Saneamiento y Agua Potable para el Chaco y Ciudades Intermedias de la Región Oriental, impulsado por la Unidad Ejecutora de Proyectos (UEP) del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Como parte de la construcción del sistema de agua potable –que incluye el acueducto, los reservorios y las redes de distribución-, el Programa emprende acciones de gestión social para promover la participación e incidencia de las mujeres en cada etapa del proceso. En esa línea, finalizan hoy en Tte. Irala Fernández, Presidente Hayes, las jornadas de capacitación que reúnen a unas 80 lideresas y referentes de cada una de las aldeas beneficiarias, donde viven en total unas 13 000 mujeres de las etnias Enlhet Norte, Sanapaná, Enxet Sur, Nivaclé, Guaraní y Ayoreo.

Una de las participantes es Flordelina Yegros, vicepresidenta de la comisión de mujeres de la comunidad de Yalve Sanga del pueblo Nivaclé. Al igual que sus compañeras, espera ansiosa la llegada del agua potable, “porque nos hace mucha falta”, pues los aljibes, cuya carga es responsabilidad de la municipalidad y la gobernación, duran solamente tres o cuatro días, “porque usan muchas personas”, explica.

El beneficio principal de disponer del servicio será para las mujeres, reconoce Flordelina, que tendrán “más tiempo para pasar con su familia”, al liberarse de la diaria y larga tarea de recolectar agua. Y el impacto más importante será en la salud, de ellas y de sus hijos: “los niños ya no se van a enfermar”, se esperanza. “Y tampoco los ancianos”, agrega.

En la visión de esta lideresa, las capacitaciones no solo ayudan a las mujeres sino a toda la comunidad, “porque cuando venimos a un taller nos informamos sobre los avances del proyecto y, entonces, cuando volvemos a la comunidad, les informamos también a las demás que no estuvieron”. Los encuentros de capacitación están organizados por el área Social y de Género del Programa, ejecutado por la Gerencia de Proyectos de Agua y Saneamiento (GPAS) de la UEP-MOPC, mediante una donación de 60 millones de dólares de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), un préstamo de 20 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y una contrapartida local de 8 millones de dólares.